suplementos y vitaminas en el embarazo
Vitaminas y embarazo: conoce algunos suplementos importantes
29 junio, 2015
hematoma riesgo embarazo
Hematoma: un riesgo en el embarazo
11 agosto, 2015
Ver todo

Repelentes de insectos y embarazo: lo que debes saber

repelentes de insectos y embarazo

D urante el embarazo es frecuente que surja la preocupación sobre el uso de los repelentes de insectos, las pacientes en su mayoría preguntan si su aplicación es segura o no. Es bueno comenzar diciendo que se recomienda evitar en lo posible zonas con alta densidad de insectos como mosquitos y garrapatas entre otros, para prevenir sus picaduras, no solo por lo incómodo que pueda resultar sino también por el riesgo de adquirir ciertas enfermedades como por ejemplo: la Malaria, Dengue, Fiebre Amarilla, Virus del Nilo Occidental y Enfermedad de Lyme.

DEBES SABER QUE: Las medidas que debes adoptar para evitar la picadura son mucho más importantes que el propio repelente en sí. Por eso te recomendamos:

  • Disminuir la exposición de tu piel durante la noche (entre el anochecer y el amanecer).
  • Cubrir con ropa la mayor cantidad de tu piel que te sea posible, y si es posible con los pantalones metidos dentro de los calcetines.
  • Si ves alguna garrapata en tu piel trata de retirarla íntegramente.
  • El uso de ventiladores o la permanencia en áreas muy ventiladas puede disminuir la presencia de insectos voladores.


Consejos generales y precauciones a la hora de usar repelentes de insectos

  • Consúltalo previamente con tu médico.
  • Sigue las instrucciones de uso que deben estar indicados en cada producto.
  • Utiliza solo la cantidad suficiente para cubrir la piel y/o ropa expuesta.
  • No aplicar repelentes sobre heridas o sobre la piel irritada.
  • No aplicarlo en las manos o cerca de los ojos y la boca.
  • No utilizar repelentes sobre la piel cubierta (debajo de la ropa).
  • Evitar la aplicación excesiva y reiterada.
  • Lavar diariamente la piel tratada con agua y jabón: no irse a acostar con repelentes sobre la piel.
  • Lavar la ropa tratada antes de volverla a usar.
  • No repetir aplicaciones con productos que han causado reacciones en la piel.
  • No manipular alimentos después de aplicarse o aplicar un repelente sin antes haberse lavado las manos.
  • En caso de contacto con los ojos: lavarlos inmediatamente con abundante agua. Si los síntomas persisten a pesar del lavado, consultar con un médico.
  • No emplear repelentes en áreas poco ventiladas.
  • No aplicar directamente en la cara: primero rociar sobre las manos y con estas distribuir el producto sobre la cara; luego lavar las manos.
  • No acercar el envase al fuego.


¿Qué repelente de insectos debes usar en el embarazo?

Los repelentes de insectos son productos que se aplican directamente en la piel, ropa o mosquiteros con la finalidad de disuadir la fijación de garrapatas y de los insectos que pican incluyendo los mosquitos.

1. Aceite de Citronella
Citronella es el nombre popular del Cymbopogon, una gramínea de origen asiático (India, Tailandia, Vietnam, China), más conocida en todo el mundo como lemongrass por su aroma característico.

Su acción consiste en producir un efecto desagradable sobre las terminaciones sensitivas y un bloqueo de la percepción química de los insectos; de esta manera los ahuyenta. Sus principales ventajas son su: efectividad, olor agradable, baja toxicidad, ecológico, alta tolerancia.

Es adecuado para niños pequeños y mujeres embarazadas, aunque presenta el inconveniente de tener una eficiencia limitada y de NO mantener su acción durante mucho tiempo. Suele combinarse con otros compuestos en la formulación de repelentes.

De no ser efectivo el uso de la CITRONELLA se puede valorar usar repelentes con DEET

2. ¿Qué es el DEET?
DEET (N,N-ethyl-m-toluamide o mDET). Más información aquí.

La mayoría de los repelentes para insectos contienen del 10-25% de DEET en forma de crema, aerosol o aceite que se aplica directamente a la piel o ropa.

DEET lo usan aproximadamente entre 50-100 millones de personas al año, con pocos reportes de efectos secundarios dañinos. Sin embargo, NO se han realizado suficientes estudios en humanos referentes a la exposición al DEET en el primer trimestre del embarazo por lo cual si NO es necesario quizás lo más prudente es evitar aplicarlo. Por otro lado, existe suficiente evidencia científica que avala su uso seguro durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, ya que no se ha demostrado un aumento de malformaciones congénitas o de problemas con la sobrevivencia, crecimiento o desarrollo del bebé en el primer año de vida.






Es importante remarcar que si estás embarazada y viajas a un área de alto riesgo para enfermedades trasmitidas por estos insectos SE RECOMIENDA EL USO DE ESTE REPELENTE independientemente del tiempo de embarazo que tengas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *